No es farmacia privada, es el Estado

Débilmente reconocidos por el Estado, frágiles, precarios, vulnerables, fuera de los lenguajes oficiales y de sus prácticas, los derechos reproductivos de las mujeres en esta crisis sanitaria muestran su propia crisis permanente en la normalidad.

Si bien esta pandemia continúa en desarrollo y sus consecuencias están por documentarse, es fundada la hipótesis que afirma que impactará mucho más sobre las mujeres, y lo es sobre la base de las lecciones aprendidas de otras pandemias, desastres naturales y situaciones de crisis humanitarias. Una de las cinco crisis en las relaciones de género se encuentra justamente en el plano de la salud reproductiva, y su profundidad dependerá del reconocimiento por parte del Estado de los derechos reproductivos como una parte de la preservación de los derechos humanos en situaciones excepcionales como esta crisis.

El acceso a anticonceptivos se dificulta en estas crisis y el aborto ilegal se vuelve aún más riesgoso. En esto concurren el pasado y el presente, y afectan el futuro, y la acción u omisión de los gobiernos resulta crítica. Por ejemplo, el desvío de fondos a los servicios asociados a la pandemia es una oportunidad para los conservadores de restringir aún más los derechos de las mujeres en salud reproductivas. Por ello, es clave que los gobiernos definan la provisión de anticonceptivos entre los servicios esenciales. Si así fuese, el Estado tendría que modificar esa norma de la receta médica, aunque fuese excepcionalmente, de modo las cadenas farmacéuticas, de privados, no dificulten aún más el acceso a las mujeres en esta crisis. En la coyuntura, esta norma requiere ser observada desde esta perspectiva.

Más allá de la crisis sanitaria, en la cotidianeidad de la normalidad, la receta médica no era exigida, y la compra de anticonceptivos operaba en parte en la trasgresión. Es que hay normas del Estado que no están destinadas a ser cumplidas, sino a ser significadas como transgresiones y quienes las infringen quedan siempre en el borde de la punición. Tal es el caso también del aborto a secas, pues la confidencialidad médica salva a las mujeres, no siempre a las pobres que abortan tardíamente, de ser sometidas a juicio.

Las decisiones en este plano no son sólo técnicas, son sobre todo políticas. Tal es el caso del debate sobre la receta médica en la anticoncepción de emergencia. Se resolvió en el Parlamento, no en el Minsal.

En política, es necesario tener muy presente que los movimientos feministas y de mujeres en Chile y en Latinoamérica han hecho del aborto (los derechos sexuales y reproductivos) y del derecho a una vida libre de violencias dos asuntos centrales de la acción política en este tiempo, como fundamentales en la lucha contra la opresión de las mujeres.

Más allá de la pandemia, el reconocimiento de los derechos reproductivos se jugará en la política, no en lo técnico, y ocurrirá en dos planos, en la elección presidencial y en la constituyente, y ello ocurrirá a partir de izquierda chilena, o no será. Muchas candidatas feministas a la Convención constituyentes hacen del tratamiento de los derechos sexuales y reproductivos un propósito de su postulación. Ya una candidata presidencial lo puso en el debate presidencial, afirmando que es una de las cuestiones de género insoslayable y respecto de la cual no puede precederle el cálculo electoral. Si todas las candidaturas de la izquierda lo hacen, la sociedad chilena lo comprenderá como una propuesta sobre un asunto central en las transformaciones que Chile necesita y en la cual puede avanzar.

Últimas noticias

Encuentro latinoamericano de Facultad relevó el Género en universidad

Las voces de cuatro destacadas panelistas internacionales y nacionales dieron vida al I Seminario “El Género en las Ciencias Sociales”, organizado por la Dirección de Extensión y Comunicaciones de la Facultad de Cs. Sociales. Sus reflexiones giraron en torno a los desafíos que implica la transversalización del enfoque de género en la academia universitaria.

Información relevante sobre la Docencia Presencial 2022

El pasado 19 de enero, se desarrolló un nuevo Consejo de Facultad donde se acordaron puntos importantes relativos a las clases presenciales del año académico 2022. Desde el primer semestre que comienza en marzo, la docencia será presencial, atendiendo también a la definición e instrucción de la Universidad de Chile.

Las universidades públicas en el proceso Constituyente y sus desafíos

Las universidades públicas en el proceso Constituyente y sus desafíos

Es el último podcast "Bitácora Social" del año y, en esta oportunidad, ahondamos en los diferentes desafíos que tienen las universidades públicas en el proceso Constituyente. Durante este episodio N°25, Pablo Cottet, académico del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, plantea dudas y también algunas ideas al respecto como la democratización de la vida universitaria, una mayor relación y sostenida en el tiempo con las comunidades no universitarias, donde tanto sus habitantes como el mundo académico aprenden. Respecto del rol público de las universidades, "vamos a tener que empezar una conversación profunda, con otras universidades y países", señaló el sociólogo.

Compartir:
http://uchile.cl/s174209
Copiar